¿Cómo relacionar las prácticas de Scrum con los valores y principios de Manifiesto Ágil?

Como escribe Kent Beck en su libro “Extreme Programming Explained”:

Explicitar los valores es importante porque sin valores,
las prácticas rápidamente se vuelven rutina,
actividades realizadas como un fin en sí mismas
pero carentes de propósito y dirección

Cuando no comprendemos el trasfondo de las prácticas de Scrum (reuniones, artefactos y roles), nos es fácil introducir variaciones que pueden parecer de todo sentido común, pero que están impregnadas de la cultura empresarial actual, y en ese momento es cuando convertimos las prácticas en ScrumButs (ScrumPeros).

Para ser ágiles hemos de tomar nuestras decisiones con mentalidad ágil, un pensamiento alineado con los 4 valores del Manifiesto Ágil, valores que nos dan la visión de conjunto bajo los que movernos. Para aterrizar, el Manifiesto Ágil nos da los 12 principios que son directrices que nos guían en nuestras prácticas, principios que están en todas las prácticas de Scrum.

En uno de los cursos on-line de Scrum Manager, Gertrudis propuso hacer una actividad a través de la cual los participantes pudieran construir las relaciones entre las prácticas de Scrum y su base, el Manifiesto Ágil. La implementamos creando un mapa mental colaborativo en la herramienta Mindmeister, en donde colocamos los tres grupos de nodos a relacionar: valores y principios del Manifiesto Ágil y las prácticas de Scrum. Los participantes tenían que descubrir y dibujar las relaciones que veían entre los diferentes elementos y hacer una reflexión del porqué en el foro de discusión correspondiente. A continuación las imágenes de la evolución del mapa mental desde el principio hasta el final de la actividad.

Imagen 1 -El mapa mental al principio de la actividad El mapa mental al principio de la actividad

Imagen 2 El mapa mental al final de la actividadEl mapa mental al final de la actividad con las conexiones establecidas por los alumnos

El éxito del ejercicio fue abrumador. Pensamos que se incrementó significativamente el nivel de participación por ser una actividad colaborativa , 45 posts en el foro, cuando el promedio de posts por actividad es de 15, un 33,3% más de participación. Creemos que entre las razones de estos resultados se encuentra el hecho de que los participantes podían compartir la experiencia de la construcción del conocimiento, y de un proyecto común, con sus compañeros, e interactuar en un entorno colaborativo de aprendizaje de manera simultánea, además de la curiosidad que despierta el tema y la dinámica en sí.

Poco después estuvimos aplicando el ejercicio en presencial. La idea fue utilizar el concepto de un árbol y como metáforas las raíces como valores, las ramas soportadas por las raíces como principios y los frutos colgando de las ramas como prácticas de Scrum.

Dividimos el ejercicio en dos partes, una primera después de entender el Manifiesto Ágil para afianzar las relaciones entre valores y principios, y posteriormente una segunda parte después de haber trabajado el marco de Scrum, para entonces poder relacionar las prácticas con los valores y principios.

El concepto del ejercicio es el siguiente:

Imagen 3 Ensayo del árbol en un tableroEnsayo del árbol en un tablero

  1. Dibujar un árbol, 4 raíces (1), 12 ramas (2) y la copa

  2. En la raíces escribir los cuatro valores del Manifiesto Ágil (1)

  3. En las ramas escribir los 12 principios del Manifiesto Ágil (2)

  4. Primera parte del ejercicio: después de ver el Manifiesto los alumnos salen al tablero de forma rotativa y dibujan una línea (3) desde una raíz (1) a una rama (2). El alumno razona la relación que ha establecido y se debate cortamente en grupo. Se hace con timeboxing de por ejemplo de 30 minutos. Nota: algunos participantes también ven relaciones entre un valor y otro, o entre un principio y otro, lo cual es complemente válido.

  5. Segunda parte del ejercicio: después de ver el marco de Scrum los alumnos anotan reuniones, artefactos y roles en post-its que a modo de frutos cuelgan de la rama o intersecciones de ramas que evidencian los principios y valores subyacentes en las prácticas. Los alumnos lo hacen forma rotativa, y una vez puesto una, el alumno que la ha puesto razona la relación que ha establecido y se debate cortamente en grupo. Se hace con timeboxing de por ejemplo de 30 minutos.

Imagen 4 Material para el arbol reutilizable

Finalmente decidimos construir un árbol reutilizable, usando láminas de foam verde y marrón para hacer el árbol, y post-its de manzanas y flores para los frutos. Para no rayar el árbol pintando las relaciones con rotulador, pensamos en probar con cinta aislante de colores, y ¡¡¡funcionó!!! 

 

Material para el árbol reutilizable

Imagen 5 Arbol completo

El Árbol de completo de relaciones entre las prácticas de Scrum y el Manifiesto Ágil

Para los alumnos fue una experiencia muy amena y que los puso a pensar y a reflexionar, interiorizando el significado del Manifiesto Ágil como base de las prácticas de Scrum. Surgieron todas las relaciones importantes… y algunas no tan evidentes a primera vista. Al igual que en la actividad online, se podía evidenciar claramente la motivación que generaba la construcción colaborativa de conocimiento a través de un proyecto común, obteniéndose un nivel de sinergia inmenso que no se hubiese alcanzado al hacerlo de forma individual o inclusive por parejas.

Imagen 6 Fotos del ejercicio de la clase presencialFotos del ejercicio en la clase presencial

Nuestro próximo experimento para los cursos presenciales donde haya un gran número de participantes y sea complicado hacer la dinámica a nivel global, consistirá en poner en práctica un juego de cartas con los mismos objetivos, relacionar las prácticas de Scrum con el Manifiesto Ágil. Ya os contaremos en un próximo post en qué consiste el juego y cómo nos ha resultado esta nueva dinámica.

Post escrito conjuntamente por Gertrudis López y Alexander Menzinsky (abre en ventana nueva)

Anuncios